El temor a un Internet desigual se hace latente

 

Hablar de una red desigual suena a discurso del siglo pasado, parece mentira, pero a pesar de que la mayoría de los estados buscan romper la brecha digital y llevar el acceso a internet de forma igualitaria en todos los rincones de los respectivos países, hay un país que juega con la igualdad en Internet, y no es más que Estados Unidos.

La situación es la siguiente, recientemente la Comisión Federal de Comunicaciones ejecutó un cambio normativo que atenta contra la neutralidad en Internet, siendo apoyados por grandes compañías de telecomunicaciones como AT&T, Verizon y Comcast, principales operadores de este país, el cambio implica un nuevo orden a la hora de procesar los datos digitales, y donde antes había igualdad para todos los generadores de contenido, ahora va a existir un territorio de trabas o privilegios.

¿Quiénes serán los árbitros del juego?, nada más y nada menos que las compañías de telecomunicaciones, que tendrán el control absoluto para mejorar la calidad de conexión a quienes les favorece y dejar de lado a aquellos que no aportan a su causa o no pagan por un mejor servicio.

Para dejarlo más claro, todos los generadores de contenido o páginas web que pertenezcan a un grupo selecto de las telecomunicaciones van a funcionar de manera eficiente, sin embargo, es probable que el coste para mantener la velocidad de conexión sea más elevado, por consiguiente, muchas empresas de contenidos digitales no van a poder darse el lujo y garantizar a sus usuarios eficiencia en la conexión.

En TIC Segura nos cuesta pensar con un internet tan politizado, donde el gran perjudicado es el internauta, que tendrá que verse obligado a buscar el contenido digital en las páginas que funcionan con la velocidad adecuada y costearse ese nivel de internet, prácticamente las telecos van a controlar el tráfico en las redes, o al menos es lo que se asoma en la teoría.

Toda esta situación marca un hito en la historia, y desde TIC Segura queremos manifestar nuestra posición en contra de la desigualdad en Internet, por múltiples razones, en primer lugar por tratarse de un derecho ciudadano y de un principio básico en el aspecto jurídico, la igualdad siempre debe ser un pilar en las regulaciones ciudadanas, en segundo lugar por la lucha constante que se ha llevado en los últimos tiempos con la finalidad de romper la brecha digital y la accesibilidad para todos, y finalmente porque creemos en Internet como un espacio abierto y público en dónde todos tienen las mismas posibilidades, sin favoritismos, ni obstáculos.

Por otra parte, como español nos preguntamos, ¿esta decisión afectará al continente europeo?, pues en principio parece algo bastante difícil. La UE y todos sus miembros siempre se han mantenido firmes en mantener el derecho al acceso a internet libre e igualitario, siendo uno de los grandes activos de los ciudadanos. El único control que ejercen las telecomunicaciones en Europa a la hora de controlar y discriminar datos digitales es en contra del terrorismo, única excepción asumida por todos los Estados miembros.

Ahora bien, históricamente Europa está acostumbrada a seguir tendencias y modos de conducta del país norteamericano, lo que lleva a pensar que podría ocurrir lo mismo en el caso de la neutralidad de la Red si las grandes compañías de telecomunicaciones unen sus discursos para proponer incentivos a la inversión en redes. Pero la verdad es una tarea que no tienen nada fácil y la postura en este caso de las autoridades es mantener la igualdad en Internet.

El escenario es el peor posible para el consumidor americano, de finiquitarse este cambio regulatorio deben hacerse a la idea de que los servicios online van a ser más costosos según proliferen las diferencias de trato en la Red.

Lo que sí es cierto es que en ese caso se manejaría todo a partir de acuerdos entre empresas digitales y las telecomunicaciones, aquellas que logren contribuir al mantenimiento gozarán de internet de alta velocidad, y el sobre coste irá a los bolsillos de los usuarios, la cuestión es ¿cuánto podrán aumentar el servicio? Y ¿qué tan dispuestos estarían a cancelarlo los internautas? Problemas que tal vez pronto estaremos analizando.

Hay que destacar que aún es posible dar vuelta atrás a esta regulación, y todo se juega en los próximos días en el Congreso de los Estados Unidos, los republicanos están luchando para restaurar el orden y las antiguas normas de internet a través de la denominada Ley de Revisión del Congreso, y sólo necesitan convencer a un demócrata para que cambie su voto a favor, estando en igualdad de condiciones con 50 representantes en las filas de los republicanos y 51 por el lado de los demócratas, todo el cambió dependerá de un voto, ya después de ese paso se requerirá también que el Presidente Donald Trump firme la Ley de Revisión.

Sin duda todo el mundo tendrá la vista puesta en lo que será un acontecimiento histórico, que puede cambiar el orden del internet como lo conocemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *