Las compras online tienen mucho que avanzar en España

La principal razón para hacer compras en Internet no es otra que la comodidad, y es completamente cierto que accedes a la tienda las 24 horas del día cualquier día de la semana sin falta, no tienes la necesidad de perder tiempo visitando establecimientos físicos y además tienes a tu alcance muchas alternativas y precios para comprar, precios y calidades de determinado producto, siendo así, parece extraño que no todos compremos en medios digitales, el e-commerce sigue necesitando un plus adicional para terminar de posicionarse como principal alternativa.

Desde TIC Segura analizamos un estudio realizado por el portal de moda inVIPtus, en el cual señalan diferentes factores alrededor de las compras en Internet en el primer trimestre de 2018, cabe señalar que consideramos que el comercio electrónico se apoderará del mercado comercial en el futuro y que ahora mismo vivimos un periodo de adaptación de un motor que poco a poco va cogiendo mayor recorrido.

El primer dato curioso que encontramos se refiere al tiempo que los españoles tardan en comprar un artículo que han visto en Internet, como mínimo dos o tres días para tomar la decisión, lo que significa que no siempre la accesibilidad inmediata es una de las razones por las cuales consumen en internet.

Ahora bien, ¿por qué demoran tanto?, es difícil evaluar el comportamiento en este apartado, pero es probable que no se decidan hasta estar completamente seguros de la calidad y eficiencia de la empresa que vende el producto, es decir, falta de confianza en operaciones virtuales; otra opción puede estar relacionada con una búsqueda intensiva en la web, con la idea de conseguir el artículo con la mejor relación calidad-precio.

Al fin y al cabo, lo importante para el comercio electrónico es que al final se concretan muchas compras y cada trimestre se nota un crecimiento constante en el sector, hoy en día alrededor del 67% de los españoles hace compras habituales en Internet, un 50% de ellos al menos una vez al mes, ¿los productos más vendidos? ropa en el caso de las mujeres y dispositivos tecnológicos en el caso de los hombres, pero diversos artículos para el hogar van ganando fuerza conforme aumenta la media de edad.

Hay que aclarar que el estudio se refiere a la compra de productos directamente, sabemos según otras estadísticas que el sector que más genera ventas en el mercado digital son las aerolíneas y servicios turísticos.

Pues bien, siguiendo con el orden de productos más solicitados en tiendas virtuales, después de la ropa y electrodomésticos se sitúan: productos del hogar, de entretenimiento y finalmente del supermercado, siendo el sector con menos crecimiento, entendiendo la dificultad de romper con la tradición de compras en establecimientos.

Por otra parte, tenemos los horarios de compra, la mayoría aprovecha su tiempo libre y fuera de horas de trabajo para hacer las compras o búsqueda de productos, sólo un 5% reconoce aprovechar las horas de trabajo para comprar, lo que significa que para el usuario es realmente una ventaja disponer del tiempo libre para comprar en la comodidad del hogar o en horas de descanso de las actividades laborales, sin la necesidad de desgastarse y tener que salir a adquirir el producto que desea.

Un factor clave tiene que ver también con el gasto máximo que asumen los compradores digitales, el medio máximo no supera los 100€, es decir, son muy precavidos y recelosos a la hora de gastar demasiado dinero en internet, lo cual es muy comprensible debido a que los productos de mayor valor son mucho más delicados y un buen comprador prefiere cerciorarse de la calidad y confiabilidad del establecimiento de venta, antes de la posibilidad de perder una buena cantidad de dinero.

De hecho, a pesar de las recomendaciones y medidas de seguridad que se aconsejan adoptar a la hora de hacer compras virtuales, se siguen presentando estafas o problemas que incomodan y hacen dudar al internauta, si bien un 35% de los compradores asegura no haber tenido ningún problema, el otro 65% no tuvo la misma suerte: cerca del 25% declaro que el producto no tenía nada que ver con la fotografía, un 15% nunca recibió el producto o la tienda se quedó sin stock y finalmente un 12% recibió un producto en malas condiciones.

Muchas empresas no se toman en serio el potencial de las ventas virtuales y otras son una simple pantalla para estafar a consumidores, y son este tipo de operaciones las que le ponen un freno al crecimiento de las ventas digitales, es probable que pronto se empiece a regular este tipo de transacciones con la finalidad de proteger al consumidor y al vendedor, establecer una especie de registro para obtener el permiso de ventas online de forma segura.

Por el momento, esas dudas hacen que los internautas prefieran hacer sus compras en marketplaces como Amazon, Zalando o Aliexpress que poseen excelente reputación en el mercado y generan más confianza al consumidor que los outlets o tiendas virtuales específicas, casi el 50% afirma comprar en esos lugares.

Por comunidades autónomas, los residentes en Andalucía, Comunidad Valenciana y País Vasco son los que más dinero gastan al mes en la red, esto posiblemente debido a que las grandes ciudades como Madrid y Barcelona ofrecen mayor accesibilidad a los ciudadanos para compras directas en establecimientos.

Finalmente analizamos las diferentes alternativas que tiene el consumidor para hacerse con algún producto, la calle sigue siendo el principal proveedor por supuesto, pero redes sociales como Instagram o Facebook ganan terreno sobre todo en jóvenes entre 18 y 30 años de edad, que se sienten más cómodos con la tecnología y aprovechan ofertas o descuentos. Por su parte YouTube pierde fuelle y ya no es una fuente de referencia a la hora de buscar inspiración para nuestras compras virtuales y cada vez se pierden más las compras por revista o catálogo.

En resumen, el comercio electrónico a pesar de crecer cada periodo tiene un largo camino para derrocar a la calle como principal oferta de productos, lo que si es cierto es que a la hora de vender en internet debes considerar en primer lugar ofrecer objetos en una media de precio que no supere los 100€, enfocarte en un mercado con menor accesibilidad a establecimientos físicos, demostrar y garantizar la calidad del producto y la seguridad en el método de pago.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *