Programación, robótica y pensamiento computacional en la educación española

La educación básica nació muchas décadas atrás, con la intención de formalizar un sistema educativo capaz de formar a niños y jóvenes para que tuvieran un nivel adecuado de conocimientos para afrontar el desarrollo general, profesional y personal en diversos ámbitos. Por supuesto, los esquemas y modalidades de estudio han ido evolucionando conforme se dan cambios en la sociedad. Hoy atravesamos un proceso de adaptación a lo que se puede denominar la nueva industria 4.0, siendo claro protagonista Internet y otros componentes digitales y de alta tecnología, lo que ha llevado al sector educativo plantearse la necesidad de adoptar nuevas asignaturas apropiadas para lo que se espera en un futuro cercano.

Se trata de la programación, la robótica y el pensamiento computacional, que poco a poco van teniendo presencia bajo diversas modalidades en diferentes Comunidades Autónomas.

Recientemente se desarrolló un estudio en todo el país para identificar cómo se está aplicando el “nuevo currículo” tanto en educación básica inicial como en la secundaria, con la finalidad de demostrar los beneficios y la importancia de dichas materias en el proceso de crecimiento de los niños.

Esta modalidad de estudio no es nueva, de hecho, en 1990 se crea el término “educación STEM” que es el acrónimo de las siglas en inglés de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas, se ha desarrollado como una nueva manera de enseñanza en conjunto de estos 4 bloques indispensables para una preparación adecuada de cara al desarrollo profesional, y se caracteriza por, en primer lugar, aplicar los conocimientos de forma integrada y no por separado. Y en segundo lugar, por tener un enfoque de Ingeniería en cuanto al desarrollo de conocimientos teóricos para su posterior aplicación práctica, enfocados siempre a la resolución de problemas tecnológicos.

Desde TIC Segura hacemos la comparación porque consideramos que en ambos casos lo relevante es adaptarse a un nuevo sistema educativo eficiente y eficaz para la aplicación profesional que se requiere a día de hoy, basta con analizar la oferta y demanda de trabajo en el sector TIC o nuevas tecnologías para darse cuenta que el futuro gira en torno a ellos, y más vale que las nuevas generaciones estén capacitadas para afrontarla, sería un riesgo enorme mantener un sistema de enseñanza arcaico.

La buena noticia es que, pese a que los contenidos relacionados con estas disciplinas apenas tienen cabida en el currículo nacional actual, son ya varias las Comunidades Autónomas que incluyen estas materias en diversas asignaturas.

Empezamos con la Comunidad Foral de Navarra, que incluye contenidos de programación, lenguaje computacional y robótica en el área de matemáticas en la educación primaria, es verdad que no se ha creado la nueva asignatura de forma directa, pero el lado positivo es que su formación está dirigida a los más pequeños, creando una base para no quedarse atrás a la hora de afrontar estudios avanzados en la secundaria.

Por su parte las Comunidades de Andalucía, Castilla-La Mancha, Castilla y León, Galicia, Región de Murcia y Valenciana han apostado por introducir nuevas asignaturas de robótica y programación en Secundaria, esto genera un impacto positivo en los estudiantes que comienzan a desarrollar sus fortalezas y a demostrar excelente capacidad para manejar nuevas tecnologías.

Finalmente, tanto en Madrid como Cataluña han decidido incluir esta modalidad de estudio tanto en Primaria como Secundaria, no es de extrañarse que las dos comunidades con más desarrollo laboral relacionado con estas materias pongan especial atención a este tema, saben de las oportunidades que se abren en el campo profesional y de estudios si poseen una excelente base de estas nuevas asignaturas, en pocas palabras, están preparando a las nuevas generaciones para asumir una adaptación completa en el ámbito tecnológico.

Sin embargo, no todo es color de rosa, Cantabria, La Rioja e Islas Baleares no han creado ninguna asignatura nueva sobre estas cuestiones ni tampoco han optado por abordar contenidos sobre estas habilidades en asignaturas ya existentes. Lo que significa que hay un desequilibrio marcado en cuanto al esquema educacional por Comunidades.

Si analizamos detenidamente podemos deducir que aplicar estos nuevos conocimientos requiere de recursos importantes, tanto a nivel de equipos e infraestructura como de profesores capacitados para cubrir estas necesidades, es por ello que tanto Madrid como Cataluña tienen una cierta ventaja respecto a otras.

En TIC Segura consideramos que esto no debe tratarse sólo de iniciativas aisladas, hay que concentrar esfuerzos para lograr llevar la educación STEM o de nuevas tecnologías a todo el territorio desde la escuela básica, si bien requiere de una inversión importante, no hay mejor forma de apostar al futuro que mejorando y actualizando el sistema educativo.

Pero no sólo se trata de generar conciencia a nivel de Gobierno y Ministerio de Educación, los padres españoles deben luchar por una educación de vanguardia para sus hijos, que le abran puertas de oportunidades en el ámbito profesional, sin necesidad de buscar adquirir esos conocimientos por fuentes externas.

Volviendo al estudio efectuado, cabe señalar los proyectos que surgieron a nivel universitario, el documento subraya las investigaciones del grupo Kindergarten and Beyond LifeLong Learning, formado por investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos y la Universidad Nacional de Educación a Distancia, que muestran que el uso de la programación y el pensamiento computacional como recurso educativo ofrece resultados muy prometedores para mejorar el aprendizaje de materias aparentemente tan diferentes como las matemáticas o los idiomas, destacando que la edad de los estudiantes y la formación previa del profesorado son factores a tener en cuenta.

A sabiendas de que la formación del profesor es un punto clave en el éxito de este formato educativo, grandes compañías tecnológicas como Microsoft, Everis, Teléfonica Educación Digital o BQ brindan múltiples modalidades de formación al profesorado español para que pueda adquirir estas competencias.

Finalmente, a nivel social brillan las iniciativas de “Programamos”, una organización sin ánimo de lucro premiada con el Google RISE Award 2016 que acerca la programación a edades tempranas mediante el desarrollo, así como las de UdiGitalEdu, un grupo de investigación de la Universidad de Gerona cuyo proyecto está dirigido al aprendizaje colaborativo entre niños de Cataluña y de la India, galardonado con el primer premio Federico Mayor Zaragoza en Educación 2017.

La idea general del estudio es preparar una propuesta normativa que incorpore la programación, la robótica y el lenguaje computacional como asignaturas obligatorias en los diferentes niveles educativos, lo ideal sería que se diera luz verde al proyecto para iniciar el nuevo año escolar con dichas aplicaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *