Castilla-La Mancha un ejemplo de implantación en cobertura 4G

TIC, Tecnologías de información y comunicación, tres palabras que definen el presente y futuro de la sociedad moderna, siendo el termómetro del crecimiento y desarrollo de cualquier nación o incluso comunidad autónoma, tal es así, que podemos hablar hoy del crecimiento general que se sostiene en Castilla-La Mancha a nivel de implantación de cobertura 4G.

Es una sorpresa que una de las tecnologías con mayor velocidad de crecimiento y adaptación esté relacionada al Internet de las cosas y las redes móviles, tanto 4G como 5G, ambas consideradas top en la industria de telecomunicaciones, siendo las principales coberturas instaladas en España para conseguir servicios de telefonía, televisión e internet sin la necesidad de cables.

4G es una versión muy mejorada del tradicional 3G, pionero en las redes inalámbricas, se le agrega LTE (Long Term Evolution) marcando un cambio audaz de las redes híbridas de datos y voz a una red IP de sólo datos, por lo cual mejora notablemente el rendimiento y la velocidad de conexión.

Por su parte hablamos de 5G en cuanto al crecimiento de dispositivos capaces de conectarse a una red veloz y efectiva, se puede decir que es el siguiente paso que se debe dar, pero siempre teniendo la base e infraestructura del servicio en la tecnología 4G, por ello es importante alcanzar la mayor cantidad de poblaciones con una buena cobertura de comunicación y así cumplir dos propósitos, en primer lugar garantizar el desarrollo a nuevas tecnologías y cubrir las necesidades de la sociedad cerrando la brecha tecnológica entre ciudades y zonas rurales.

Desde TIC Segura entendemos la importancia de las operadoras para consolidar la implantación de nuevas tecnologías, poniendo como ejemplo el caso de Castilla-La Mancha, en donde el 94% de la población cuenta con cobertura 4G.

Para destacar la participación de las operadoras debemos mencionar la constitución de la Asociación de Operadores de Telecomunicaciones de Castilla-La Mancha, conformada por unas 30 empresas que se desempeñan en las cinco provincias de la región, y que “son agentes de alta cualificación tecnológica para impulsar una sociedad conectada y contribuyentes a la fijación del territorio en las zonas más despobladas de esta amplísima región” Tal como lo expresó la consejera de Fomento, Agustina García Élez.

La mayoría de estas operadoras son PYMEs pero tienen un alto nivel tecnológico, demostrando que es posible proporcionar un servicio a la comunidad de calidad, es más, para las empresas del sector, la necesidad de extender los servicios de banda ancha a zonas rurales o menos pobladas es una excelente oportunidad de mercado, y las probabilidades de contar con el apoyo del estado y obtener facilidades financieras abre las puertas a estas y muchas otras PYMEs en el territorio nacional para cubrir la demanda esperada y sentar las bases de un país altamente conectado.

Por otra parte, las operadoras son importantes para cumplir con otra de las demandas de la comunidad moderna, que no es más que un trato cercano y dinámico, como hemos explicado en otros post, el consumidor actual no sólo se satisface con obtener el producto o servicio, quiere participar más, tener al alcance herramientas de interacción y variables que mejoran la experiencia del usuario, siendo así, las empresas de la localidad son ideales para alcanzar esa meta, ya que conocen el entorno y tienen la capacidad para cubrir la demanda.

En resumen, tenemos casi un millar de núcleos poblacionales que ya gozan de cobertura 4G en la región de Castilla-La Mancha en comparación con solo hace 4 años, que sólo eran 25 localidades que representan un 42% de la población quienes contaban con la nueva tecnología, un crecimiento a base de buenas estrategias y oportunidades de las PYMEs del sector para abandonar el último puesto de cobertura que tenían por el 2015, en pocas palabras un ejemplo a otras comunidades.

Como extra debemos mencionar la entrada en escena del 5G, que ya está siendo probado en Segovia y Talavera de la Reina para medir su rendimiento en estas ciudades activas y posteriormente iniciar la licitación para implementar la infraestructura necesaria para lo que será la mejor conexión inalámbrica del momento con una velocidad que puede alcanzar hasta 100 Gbps o al menos es lo que se espera para el 2020, que a día de hoy no se ve muy lejos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *