El desconocimiento de los derechos digitales es un problema

Las tecnologías de información y comunicación han permitido un desarrollo importante del manejo de la información efectiva y eficiente, Internet es sin duda la herramienta más importante de la actualidad no solo para mantener una comunicación activa, directa y oportuna, sino para controlar el flujo de información y hacer vida social virtualmente.

Las nuevas tecnologías están desarrollando y trabajando constantemente en la inteligencia artificial, máquinas que tienen pensamientos propios y pueden tomar decisiones y acometer acciones por su propia voluntad, pero ¿qué diferencia se puede marcar con lo que hoy se vive en las redes?, el ser humano hoy en día está influenciado por publicidad virtual, maneja todos sus datos personales en programas digitales y toma decisiones basándose en los datos que pueda obtener de búsquedas realizadas en internet, prácticamente somos una generación dependiente de las nuevas tecnologías.

La cuestión es que no importa si se trata de un entorno digital o real, los derechos y deberes de los ciudadanos deben permanecer vigentes siempre con la intención de controlar y estabilizar una sociedad de usuarios y personas que conviven diariamente frente a la pantalla de un dispositivo inteligente.

Esto significa que las leyes que protegen al ciudadano deben prolongarse sus efectos al mundo virtual, el cual existe, pero lamentablemente no están tan protegidos como se debería. Es por eso que desde TIC Segura hacemos un llamado de conciencia para todos los usuarios de la obligación de protegerse en las redes.

No es de extrañar que hoy por hoy exista preocupación por los expertos en la materia y planteen sus problemáticas en congresos donde el tema principal sea la protección de los derechos digitales, motivados por supuesto por una serie de demandas de internautas, los cuales exigen que sean garantizados sus derechos digitales.

A pesar de que muchos consideran responsabilidad del poder legislativo y ejecutivo en lo referente al cuidado y la protección de derechos digitales, lo cierto es que es tarea de todos, como usuarios no podemos pretender sentirnos seguros, si ni siquiera sabemos de qué nos tenemos que proteger o que prácticas están permitidas y cuáles no, es por tanto una labor de usuarios y de empresas del sector informarse sobre los cambios legales y ajustarse a las medidas de seguridad establecidas, tal como se hace actualmente con el Nuevo Reglamento Europeo de Protección de Datos.

Las principales violaciones sobre los internautas recaen en el derecho a la privacidad y el uso de datos personales. Es cierto que podemos afirmar que es bastante difícil controlar el uso de millones de personas que se conectan a diario y más aún conocer que datos ha ingresado en la red, que puedan ser utilizados para cualquier fin ajeno a su voluntad, pero hay que saber qué pueden hacer con tu información y que no, para poder hacer las demandas y reclamaciones en pro de mejorar los sistemas de gestión.

También hay que tener en cuenta la brecha digital que hay entre estratos sociales en España, siendo labor de las diferentes Administraciones facilitar la implantación de una infraestructura que pueda garantizar el derecho de acceso a las telecomunicaciones y así poderlo llamar universal, accesible y asequible.

Pero como en otros post hemos reiterado, el gran fallo y la asignatura pendiente para terminar de fijar un rumbo directo a la seguridad digital es la educación, la cultura, el conocimiento. Parece mentira que los menos interesados muchas veces sean los mismos usuarios, quienes no siempre ven el valor de los datos que arrojan a diestra y siniestra en las redes, información más que valiosa para empresas que viven de datos e internet está llena de ellas. Es ahora cuando se está dando un paso al frente y se solicita con mayor ímpetu la defensa de los derechos en el mundo digital.

Actualmente, el gobierno ha creado un equipo de trabajo de profesionales expertos y con experiencia en el ámbito académico, los cuales trabajarán durante un año para definir y fijar los fundamentos para desarrollar futuras legislaciones que no se pierdan en el tiempo y sean adaptables cambios en los sistemas tecnológicos.

Básicamente los intereses y diagnósticos van a abordar los principales problemas que preocupan en la actualidad, libertad de información y comunicación, la privacidad, la propiedad intelectual, el derecho al olvido, la igualdad y la protección del menor. Cada apartado tiene su importancia e impacto social y está relacionado directamente con derechos civiles establecidos desde hace años en las comunidades.

En España hay varias posturas en cuanto al marco jurídico actual que regula los derechos digitales, se hacen comparaciones con Italia y Francia que reforzaron los mismos, pero también se puede decir que el país tiene una legislación importante de las más avanzadas en materia de protección de los derechos de los ciudadanos en Internet, y la próxima entrada en vigor del Reglamento Europeo de Protección de Datos en el 2018 ayudará con el control de la información.

En conclusión, la participación de internautas, empresas gestoras de datos y organismos e instituciones gubernamentales debe llevarse por dos frentes, por un lado, la educación y sensibilización ciudadana, en particular a los menores que son los más desprotegidos, y por otra parte el control de los internautas y la forma en que utilizan la red, todo será en pro de la prevención y adaptación de una sociedad moderna a legislaciones igual de prácticas para un entorno tecnológico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *