El futuro de los datos personales a nivel digital, la portabilidad

Las leyes parecen estar en una carrera constante detrás de las tecnologías, y por mucho que logren dar un paso al frente parecen estar destinadas a un eterno segundo lugar, no por culpa de un deficiente sistema legislativo sin la capacidad de respuesta, sino por un acelerado crecimiento tecnológico constante.

Uno de los últimos sprint que dio la legislación en su afán de legalizar y crear normas a efectos de las tecnologías de información y comunicación, fue el nuevo Reglamento General de Protección de Datos, la cual entre otras cosas impone un control sobre los datos personales que manejan las compañías a nivel digital para asegurar el uso de los mismos y la protección para el usuario, sin embargo, desde TIC Segura consideramos que pronto habrá que hacer nuevas reformas para adaptar la ley a un ecosistema más maduro en la sociedad digital.

Consideramos que para poder evolucionar a una sociedad madura y estable en cuanto a TIC se refiere, hay que cambiar prácticas actuales y establecer el derecho a la portabilidad de datos, ¿a qué nos referimos con eso?, hablamos de la posibilidad de que el usuario tenga control total de sus datos personales y poder extraerlos de una plataforma y migrar para otra, sin necesidad de empezar de cero o tomar decisiones en base a la comodidad antes de la calidad, lo cual explicaremos más adelante.

Pues bien, en principio, la evolución lleva el cambio en términos de privacidad, seguridad y el uso transparente de los datos que generamos diariamente durante nuestra actividad digital, desde el uso de redes sociales, hasta aplicaciones, juegos o plataformas digitales de compras, en fin una especie de huella digital cuyo rastro conocen todas las plataformas que utilizamos, es entonces donde consideramos sumamente importante y factible la portabilidad de los datos, si es indudable el valor de las nuevas tecnologías, con este derecho se puede mejorar mucho la experiencia además de humanizar su práctica.

Cuando hablamos de derecho de portabilidad nos referimos a que los ciudadanos deben tener control sobre los datos que generan, con independencia de dónde y cómo se generen, algo parecido sucede actualmente con los números de teléfono móvil, ya que cada persona tiene el derecho esencial de conservarlo, aún si decide irse a otra compañía de la competencia, no es muy difícil entonces introducir esa misma lógica a nivel de datos personales, a fin de cuenta son nuestros datos y no de las plataformas que nos los piden.

Por ejemplo, podemos hablar del uso de la aplicación de Google Maps, cuanto más la usamos más datos le damos para ayudarnos día a día, nos conoce, sabe dónde vivimos, dónde trabajamos, nuestras rutinas de traslado, los lugares en que solemos movernos, etc. Con esa información se adelanta a nuestras necesidades y nos da recomendaciones, nos da información del tráfico, rutas para ahorrar tiempo o ir más rápido, descubrir nuevos locales que pueden interesarnos y muchas otras cosas, que al final nos vienen bien para mejorar nuestra cotidianidad, sin embargo, si queremos migrar a Apple Maps por cualquier razón tendremos que empezar de cero con nuestra información y es allí donde el fastidio de comenzar otra vez prácticamente nos obliga a quedarnos con la otra aplicación o estar nuevamente en la línea de partida, lo que es igual a perder tiempo y desaprovechar las funciones totales de la app.

Lo mismo podemos decir de las redes sociales, que utilizan nuestros datos personales para conectarnos en una red de amigos y conocidos, nos facilita comunicarnos con ellos, interactuar bajo contenido audiovisual o fotográfico, incluso ya es posible acceder a compras desde Facebook por ejemplo, y estas redes sociales nos estudian, saben nuestros gustos, con quienes nos relacionamos, qué actividades practicamos y qué lugares visitamos, es por ello que siempre vemos recomendaciones de páginas que podríamos seguir, personas que tal vez conocemos, lugares que podemos visitar, incluso hoy puedes conocer a alguien e intercambiar números de Whatsapp y mañana vas a tener la recomendación de Facebook para ser amigos, algo increíble, que a veces nos asusta, pero también nos hace la vida más fácil.

Ahora bien, toda esa magia para que las TIC sean tan eficientes y tengan a la sociedad bajo dependencia de ellas, son los datos personales, probablemente, la información es el mayor activo de estas plataformas y por ello no se desprenden de ellas fácilmente, sólo Facebook te permite llevarte una parte de tus datos a otra red, pero bajo un formato establecido y sólo una parte.

Entonces, ¿Por qué no tener el derecho a llevárnoslos y que el nuevo servicio que elijamos pueda interpretar los datos y hacernos sentir bienvenidos? Cuando lleguemos a ese punto estaremos en una sociedad digital totalmente madura, pero parece algo que todavía está lejos de llegar, ¿la razón?, la información es poder y quien maneje los datos personales puede interactuar con los usuarios para mejorar la posición de su empresa o aliados comerciales, en pocas palabras al no permitir una migración total, con extracción de datos incluido tienen una especie de monopolio de datos, los cuales aumentan en valor en medida que más usuarios se registran.

Es por eso que por el momento no va a existir una red social con tanta fama como Facebook, Instagram o Twitter, ya que nadie quiere perder todo el tiempo que invirtió creando su red personal.

Desde TIC Segura vemos posible un futuro donde exista el derecho a la portabilidad de los datos, primero en función de las instituciones de la competencia para que favorezca el control de los usuarios en estas plataformas, pero también porque el consumidor tiene la última palabra y el poder sobre las empresas, y más pronto que tarde se va a exigir este tipo de tratamiento, que al final van a crear un ambiente digital interoperable entre competidores, es decir, un internet más libre e igualitario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *