Europa y Asia se comparan en estudio de la transformación digital, te sorprenderá ver lo que piensan los españoles

Nuestros posts generalmente se basan en estudios que tienen a las TIC como base o variable para infundir teorías o presentar planos sociales sobre todo en torno a la vida del español, pero pocas veces salimos de lo que se piensa en nuestras fronteras para comparar lo que sucede con otros países, no sólo de Europa sino de todo el mundo.

Las nuevas tecnologías tienen una característica muy propia, y es que gran parte de ellas no tiene barreras para seguir en crecimiento en cualquier parte, es cierto que se requiere de cierta inversión en infraestructura y adaptación, pero, al menos, en las grandes ciudades de casi todos los países, se tiene acceso a estas novedades tecnológicas, esto quiere decir que la transformación digital es algo que está cambiando todo el mundo, hablamos de miles de millones de personas que se ven afectadas por la llegada de este fenómeno, que denominamos la industria 4.0.

Ahora bien, tener un estudio que abarque todo el globo se torna como una tarea imposible, o al menos hiper-costosa pero la telefónica Vodafone, a través de Vodafone Institute, se dedicaron a estudiar más de 9.000 personas en nueve países diferentes para indagar en la concepción del consumidor y usuario frecuente, respecto a la digitalización y tecnologías del futuro.

La primera impresión que se puede palpitar del estudio era bastante obvia, al menos para TIC Segura, y es que, sin importar el continente, la aceptación y entusiasmo de la llegada de las TIC a la sociedad es bastante generalizada, pero a pesar de todo hay factores que difieren y que marcan diferencias según el país o la región.

Pongamos en primer plano el caso de los asiáticos, los cuales se han convertido en referentes de la tecnología y tienen plena confianza en que las nuevas tecnologías y la innovación en digitalización y desarrollos innovadores son la puerta segura de acceso a un crecimiento estable, sostenido y un desarrollo capaz de codearse con las grandes potencias mundiales, de hecho, este optimismo se dispara hasta el 80% en países como China o India.

Por su parte los viejos países industriales como Europa Occidental y Estados Unidos, respecto al mismo optimismo el porcentaje se puede redondear en un 50% a nivel general, lo cual es extraño teniendo en cuenta la calidad de infraestructura e inversión que se dedica en el ramo para mantenerse a la vanguardia y prestar un servicio de calidad para los usuarios.

En TIC Segura podemos imaginar que la diferencia viene dada por las sensaciones reales del consumidor, en Europa y Estados Unidos el avance ha sido constante, y aunque acelerado, existe un orden de cómo se vivieron las cosas, por lo que el ciudadano no tiene plena conciencia de cómo mejoró su vida con la llegada de las TIC, por su parte en India, por ejemplo, un país históricamente más pobre, ha percibido el cambio de la tecnología digital, trayendo consigo muchos beneficios, “caso de la banca digital y los medios de pago, por ejemplo, que son una realidad para muchas personas que antes tenían poco acceso a la banca.”

Ahora bien, si algo podemos destacar de los españoles es que hasta el 70% de los encuestados califican como positivo el impacto de las nuevas tecnologías, y menos del 10% lo considera algo negativo, probablemente por malos conceptos o alguna experiencia que alimento una fama errónea de las TIC.

Pero es importante y agradable ver como que los españoles en general se adaptan al desarrollo digital y el entorno innovador que lo rodea, que participan en redes sociales, y que tienen un entusiasmo permanente en aprender y seguir en la punta de la flecha en cuanto a tendencias tecnológicas se refiere. Podemos decir en TIC Segura que las personas no son el freno a un desarrollo tecnológico pleno, la realidad es que están dispuestas a aprender y adaptarse.

En lo que si están de acuerdo nuestros ciudadanos es que es necesario invertir en infraestructura para mejorar la conexión de Internet, ya que no en todo el territorio se goza de la mejor señal, lo mismo se piensa en China, Italia y Alemania.

A manera de reflexión queremos ir un poco más allá de los datos precisos y ser la piedra en los zapatos de cada nación, lo primero que apreciamos es que las naciones más ricas tienen “más que perder” sobre todo porque la tecnología digital ayuda a las naciones en desarrollo a ponerse al día económicamente a un ritmo aún mayor, en pocas palabras, muchos países pueden empezar a competir con las potencias hasta ahora establecidas.

Para cerrar podemos concebir un debate respecto a la percepción de estas 9.000 personas y de la nuestra propia, es innegable los aspectos positivos de la tecnología, pero habría que pensar porque las diferentes opiniones, ¿será que las TIC tienen el potencial de cambiar fundamentos hasta ahora establecidos en la sociedad, la economía, o hasta desafiar lo que significa ser humano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *