Latinoamérica empieza a abordar temas de derechos humanos en la era digital

En varias oportunidades hemos destacado que los derechos ciudadanos deben abarcar todo tipo de territorio, incluyendo el espacio digital, es cierto que la velocidad con la que crece la tecnología es difícil llevarle el paso con nuevas legislaciones que se adapten a un sistema digitalizado, pero con el paso de los años, al menos en la Unión Europea, hemos logrado dar importantes pasos para proteger los derechos aún desde Internet.

Un claro ejemplo de ello es el Reglamento General de Protección de Datos que apenas tiene unas semanas de haber entrado en vigor, pero en el cual se ha dedicado mucho tiempo para que la adaptación sea beneficiosa para el usuario, a nivel de privacidad y control de datos personales.

Sin embargo, en América Latina, si bien ha empezado a hacer movimientos, tiene la tarea pendiente en muchos de sus Estados de pasar de forma activa a implementar una ley de protección, privacidad y seguridad para los usuarios de plataformas, aplicaciones y sitios digitales.

En TIC Segura hemos estudiado algunas de sus iniciativas y nos encontramos con técnicas muy interesantes que aplican proyectos como Coding Rights para defender los derechos humanos de manera innovadora y audaz.

La organización tiene una motivación y búsqueda muy clara, “traducir los derechos humanos a códigos” con la intención de que cada persona pueda identificar sus derechos en el ámbito digital, sobre todo en una sociedad en la que la información tiene mucho poder, y debemos aprender a usar nuestra información personal de forma segura y privada si así lo deseamos.

El problema en la región es muy claro, existen muchas organizaciones y compañías que se aprovechan y utilizan la información que como usuarios vamos dejando en internet, es decir, se apropian de la privacidad, es por ello que su idea para fortalecer los derechos humanos es la integración de nuevas tecnologías en la creación de políticas públicas y la denuncia de estas compañías.

Para poder hacer efecto en la sociedad, el trabajo debe apuntarse en tres ejes diferentes: investigar el estado de las tecnologías, su implementación y los efectos que tienen en derechos humanos; Traducir toda la información encontrada de tal forma que sea fácil llegar a otras organizaciones y a las personas; Y finalmente una vez la gente se sienta cómoda con la información y esté enterada de los movimientos sociales y los efectos a nivel de derechos fundamentales, crear una código con valores diferentes a los que se utilizan hoy en tecnología.

Todo esto requiere de mucha trabajo, y sobre todo paciencia, educar toda una sociedad no es cosa fácil pero desde TIC Segura valoramos iniciativas como está, con la intención de crear un entorno digital más seguro y confiable.

La buena noticia es que existe un cambio positivo en América Latina, respecto a la concienciación de los datos personales, la privacidad e Internet, ya son varios casos que han abierto los ojos de los ciudadanos para darse cuenta de la relevancia que tienen sus datos personales, como por ejemplo el caso de Cambridge Analytica y otras posibles influencias en los resultados electorales de países como Estados Unidos. En ese sentido cada vez son más personas las que entienden el valor de la información y prestan más atención al manejo de sus redes.

Ahora bien, el punto clave para realmente llegar a toda una sociedad, es la correcta traducción de los sistemas de seguridad y privacidad, deben ser cosas concretas y fáciles de interpretar, que la gente sienta su efecto, para ello se debe innovar para hablar del tema.

Volvemos en este punto a destacar la originalidad de la Organización Coding Rights, en la que, por ejemplo, creó una guía práctica con consejos concretos para sacarse fotos de desnudos y sus usos posteriores, en una iniciativa llamada “SaferNudes”, algo totalmente diferente y nuevo, pero a su vez bastante útil.

Otro proyecto muy interesante es el denominado el “ChupaDatos” en comparación a aquella criatura mitológica conocida y popularizada en la región como el chupa cabras, pero en vez de chupar sangre, se lleva esta historia como un ser virtual que “chupa” los datos de sus víctimas, es decir, nosotros.

Por ejemplo, este ser chupa datos, está presente en aplicaciones vinculadas a la fertilidad y la menstruación, obteniendo una cantidad de datos personales sobre nuestro cuerpo, hábitos sexuales, emociones, fertilidad, etc. Y son datos delicados que se deben cuidar y proteger de un mal uso.

Finalmente, desde TIC Segura coincidimos en otra de sus visiones para llegar a las personas, si bien en la UE tenemos ya una base legal más adaptada a la realidad digital, seguimos teniendo dificultades para llegar a las personas, y es allí donde podemos tomar lo mejor de estas organizaciones, como por ejemplo difundir consejos de seguridad o privacidad en forma de GIFs.

Si bien lo que todos quisiéramos es que la gente sea consciente y lea una guía completa, es entendible que no todo el mundo tiene esa iniciativa y por ello hay que llegar con acciones más concretas y utilizando un lenguaje popular, juvenil y de tendencia, con un solo click, para que el usuario empiece a tomar acción.

Es entonces dónde se marca el futuro de los derechos humanos en el ámbito digital, hablamos de códigos establecidos que aseguren los mismos, es una concepción de tecnología que sea diferente al paradigma que tenemos ahora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *