Twitter, el frente de ataque contra cuentas falsas en redes sociales

Donde existe una norma, siempre hay una trampa. Las redes sociales nacen como plataformas de interacción entre internautas, apuntando más hacia un entorno de saber de nuestros amigos y amistades, nadie se esperaba un crecimiento como el de hoy en día, en el cual las redes sociales se han convertido en el centro de poder de la era digital, comunicación, información, interacción, mercadeo y estatus, las redes sociales tienen gran influencia en la sociedad actual.

Debido a que las redes comenzaron a tener gran influencia, empezaron a surgir ideas para darse a conocer y proyectarse en ellas, hablamos de estrategias para llegar a seguidores específicos, pero también de trampas y acciones fraudulentas para engañar a los usuarios, como es el caso de crear cuentas falsas con bots y aprovechar de promover la desinformación para confundir al usuario.

En ese sentido Twitter se vio fuertemente criticado por no poner las medidas necesarias para evitar este tipo de acciones, perdiendo credibilidad y generando desconfianza de la información de millones de cuentas, pero la red social ha decidido ponerle freno a los trolls y noticias falsas, para ello ha comenzado con la tarea de eliminar aquellas cuentas de usuarios sospechosos de falsear datos.

No es para nada una labor sencilla, no es como tachar de una lista de invitados, hablamos de decenas de millones de cuentas, a la fecha Twitter ya se ha “cargado” unos 70 millones, pero no es suficiente para ellos, tienen intención de continuar y garantizar la transparencia y credibilidad entre las conversiones de sus usuarios.

En TIC Segura valoramos esta decisión e incentivamos a que otros grandes tomen esta iniciativa para hurgar en sus propias plataformas y verifiquen la autenticidad de sus millones de usuarios registrados, es más consideramos que debe ser una responsabilidad obligatoria, debido a la influencia que tienen sobre el mundo en la actualidad, y no deben existir personajes que difundan información falsa o creen desinformación para su beneficio.

La forma en que se aprovechan las cuentas falsas es, primero, para la manipulación del debate, como se pudo ver por ejemplo en las últimas elecciones presidenciales de los Estados Unidos, pero también lo utilizan para aumentar de forma ficticia el número de seguidores de personalidades públicas o empresas, es decir obtienen credibilidad y prestigio pagando por ello y no por sus logros reales en la red.

Por lo tanto, la medida de Twitter tendrá un efecto domino que va a influenciar negativamente en el número de seguidores de políticos y artistas, dejando así al descubierto las manipulaciones que estos hayan podido emplear para mejorar su imagen comprando seguidores.

Pues bien, la reforma que anunciaba Twitter hace unos días tiene un objetivo específico: atacar una forma generalizada de fraude en las redes sociales. Si bien al eliminar tantas cuentas la red social pierde alrededor de un 6% (una suma sustancial) del número total de seguidores combinados en Twitter, ganará en confianza y respeto de su gestión.

Es el momento indicado para hacerlo, cada día vemos en las redes información acerca de la compra de usuarios, lo cual te permite en un instante ganar seguidores y tener influencia, pero en el fondo solo es una fachada. Hace unos meses una investigación reveló que una empresa de marketing en Florida vendió seguidores falsos y otras herramientas de fidelidad a cientos de miles de usuarios en todo el mundo, políticos, modelos, actores, etc. Fue uno de los primeros detonantes para la iniciativa de Twitter de eliminar esas cuentas que no dejan ver la realidad de muchos profesionales o empresas en la red, sobre todo por el valor comercial y político que puede tener una cuenta de Twitter con muchos seguidores.

Otro sector afectado por las cuentas falsas eran los anunciantes dentro de Twitter, los cuales dependen en gran medida de los influenciadores en las redes sociales para llegar a clientes o prospectos, es por ello que existe una presión importante de firmas de publicidad y mercadotecnia para que les aseguren que los influencers tienen los alcances que afirman, en definitiva van a invertir en aquellas mini celebridades que no hayan comprado seguidores como parte de una medida contra el fraude.

Por lo anterior se puede decir que la gente va a creer más en Twitter y lo leerá con mayor confianza si saben que su contenido es más de humanos que de bots, probablemente no esperemos demasiado para ver una reacción en Facebook, Instagram o Google para sumarse al frente de ataque contra la desinformación y fraude en las redes.

Si bien los sistemas de la plataforma siempre han contado con un proceso para controlar este tipo de cuentas, anteriormente solo eran bloqueadas, impedían que se moviera para hacer publicaciones considerando que podía tratarse de un hackeo de la contraseña, de hecho el año pasado bloqueaban alrededor de 10 millones de usuarios a la semana, pero eso no significaba que dejaban de ser un seguidor legítimo de otro usuario, es por ello que ahora se va a notar una caída de seguidores en muchas cuentas importantes.

El siguiente paso debería ser también atacar esas empresas que venden abiertamente seguidores, influencia y fidelidad a costa de cuentas falsas, lo cual hace que las métricas reales de influencia de un usuario se vean infladas por una gran mentira, afectando la toma de decisión de usuarios regulares en las redes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *